Diálogos de dos amores

tumblr_o2r198rhqv1r0xqnto1_500Poesía tiene tanto de soledad como esta ciudad; tanta belleza como Bogotá en las noches; y tanta dificultad como la city que adora en las tardes. Poesía vive en cada instante y en el psicoanálisis de un citizen.

Corran los vientos entre los cerros; que el verso va lejos y esta noche entre miedos corren los viejos llenos de historias haciendo presentes.

Poesía tiene más de noche que de arte; tiene más locura que sintaxis y más de ti, Mar, que entre secretos y silencios gritas a lo lejos.

febrero, 08 de 2017

N
T

DIALOGO DE DOS AMORES|

Arranque el mayor poema de mi memoria, se vestía de palabras, de un manto negro, solo en un rincón del universo; donde las estrellas no tiemblan y él, solo sollozaba. Y, como si no lo necesitará, lo arranque, como una hoja de papel, lo despoje como el primer aliento de la mañana que se escapa del cuerpo, así, él, corrió dejando una estela encendida, un camino de fuego, un calor costero y, de pronto, recuerdo la vestimenta de palabras, lo recuerdo bien al verte en el cenit de mis pupilas temblorosas.

Arranque el mayor poema; era un delirio Shakespeariano << conservar algo que me ayude a recordarte sería admitir que puedo olvidarte>> tu que eres poema para la noche, temblor para las estrellas y color para las letras; mis letras, mis versos que, a veces, se visten de tu recuerdo y evocan mi sentimiento.

Porque los recuerdos son necesarios en el alma y no en la memoria, como son necesarios los suspiros para los besos; necesarias las intenciones perdidas y luego halladas para los sueños.

DIALOGOS DE DOS AMORES

 

 

 

Hola,

 Escribirte es de mis mayores placeres. Sin duda lo hace más solemne y, aunque, quisiera hacerlo a voz viva; me gusta las solemnidades de la vida: como el amor, como el nuestro, por ejemplo. Escribirte cartas me es más fácil y, tal vez, solo Agatha me entienda cuando: ella dice y yo pienso “Probablemente ésta es una de las causas que me han convertido en un escritor” cuando afirma que siempre le ha costado —como a mí— expresarse.

 Escribirte, es una solemnidad; esas que están sujetas a un temerario proceso que, aunque simple, es toda una fantasía, una ficción… todo un relato de ficción, esos que no tienen más objeto que el de buscar, en lo profundo de la humanidad, los deseos más incomprendidos; como tú.

 Anoche bese el cielo y se le enchino la piel, pues las nubes se volvieron grumosas y una se volvió mil. Tenía dos lunares; la luna y júpiter quienes brillaron más. Su piel nocturna parecía derretirse y las nubes, grumosas, crearon un telón que blanqueaba a la luz de la luna y parpadeaba a los mensajes de júpiter. Anoche besé el cielo y pensé, por un momento, besarte a ti; a ti, justo en los labios.

 

Nestor  Camilo Tierradentro M.

25.02.2016

 

Para Mar; compañía maravillosa

 

Cuanto dure

    Quisiera vivir cuanto dure amarte y vivo amándote y amarte viviéndote.

    Quisiera correr mientras dure el sufrimiento y tener miedo y sufrir; y sufrir para ser humano.

    Quisiera respirar mientras dura el edema pulmonar y montar bicicleta mientras dura la libertad.

    Quisiera ser un poco más feliz mientras duran nuestros besos y sufrir a causa de ellos, y volver a vivir cuanto dure amarte, cuanto dure el edema, cuanto dure mi humanidad ligada al miedo y al amor de tus besos.

Mariposas doradas

 

 

 

 

Ese instante cuando tu cuerpo reposa bajo el sol, tus pupilas se hacen mínimas y las partículas que flotan al umbral de luz como mariposas sobre tu cuerpo, —que florece bajo el delicado verano— doradas flotan sobre tu cuerpo, terso y dorado que suda mi sudor y brilla con el aliento de mis besos y se enchina con el roció de mis versos, caen apacibles sobre tu piel dorada

El oleaje a lo lejos se escucha, los pliegues de sus olas vienen y van,

se acercan a la mejilla de la playa blanca y susurran, en medio de su natural sonido, tu nombre.

Y la noche se hizo para descifrar, somnoliento, tu nombre que de tantos colores se pinta y de tantos versos se cubre; como se cubre el cielo nocturno de estrellas.

 

Nestor Camilo Tierradentro M.

FINAL DE NOCHE

 

 

 

La tierra grita; grita con tu recuerdo en la boca. Me sucumba la hiel y mi corazón grita; grita junto con mi boca y sucumbe mi tierra natal, los árboles y sus sombras que son símbolo de libertad; como símbolo eres de felicidad.

Las estrellas; estáticas y blancas comienzan a parpadear cuando el viento te roba perfume y, a mí, una sonrisa

Y de nuevo grita la tierra, el alma, la sonrisa y, así el amor se fraguó naturalmente bajo este presente eterno: llamado vida.

 

Nestor Camilo Tierradentro M.

Te amo no es una pregunta

—Te amo— le dijo con voz viva e, intuyo, un poco naufraga.

—También lo hago; también te amo— la mujer de cabello rojo le respondió

—¿También me amas? Le pregunto mirándola y un poco apesadumbrado, pero camuflo la situación con indignación y continúo diciéndole, con la misma actitud:

—Querida, encuentro que no hallas razón, como yo tampoco lo hago, en tu respuesta —Lo que no debería ser— pues yo te amo de forma diferente, tal vez, única; por lo que, irracionalmente tú me no debes amar de la misma forma. ¡Por favor! No me ames también, o recites también te amo, como si tu amor fuese gemelo del mío. Es conclusión, querida, que te amo, pero no también te amo. Solo te amo, como yo te amo; solo así, sin añadiduras o muletillas; solo te amo, y espero tu solo me ames; sin respuesta; pues te amo sin preguntas

Micro cuento,

Nestor Camilo Tierradentro M.